Buscar

Dimes y diretes - IVA

En el blog anterior me quedé corto, pues no pude incluir el tema del I.V.A., razón por la que ahora lo abordo.

En el artículo Décimo Primero del mencionado DECRETO de estímulos fiscales para la región fronteriza norte, nos ofrece un crédito equivalente al 50% de este impuesto, o sea del 16% que es el impuesto que se ha utilizado se va al 8%.


Igual que en lo relativo al I.S.R., debemos ser y mantenernos incólumes, totalmente pulcros en nuestro desempeño, pues cualquier error dará por resultado que nos saquen de este privilegio; debiendo igualmente que pagar todo el diferencial que hubiésemos aplicado con actualizaciones y recargos.


Esta última consecuencia no se encuentra expresa en el Decreto, pero se deduce al aplicar el viejo aforismo: “a igual razón, igual derecho”.

Ahora, el tema se vuelve de percepción frente a nuestro público consumidor: ¿Por qué me cobras el 16% si está la disminución al 8%? Y es aquí donde la adhesión a ambos beneficios llevan a un criterio lógico: - ¿Eres un defraudador fiscal por no haber cumplido los requisitos del Decreto?; - ¿Eres más caro que tu competidor?; - ¿Perderás tu posicionamiento en el mercado?


La verdad es que estamos frente a una espada de doble filo, si me adhiero a las dos partes del Decreto (ISR e IVA), obtengo casi una certificación de: “Calidad Fiscal”, o si decido no hacerlo perderé las ventajas competitivas de mi empresa.


Eduardo Mainero del Paso PhD

© 2018 - 2020 para Caropresi & Asociados. Creado por ComuniK.

  • Facebook icono social